viernes, 17 de octubre de 2008

Agredeciendo

Acostumbro a dar las gracias cuando las siento y hoy quiero, públicamente hacerlo.
Digo gracias, sí, y se los digo a ustedes que tanto me dan desde tan lejos. Digo gracias, yo, porque sé que la amistad existe y me llega firme su aliento. Digo gracias, y claro, lo digo porque quiero.
A veces algunos amigos se ríen conmigo cuando vamos a comer a algún restaurante chino porque agradezco los platos y el camarero me responde agradeciendo y las comidas se convierten en un ir y venir de gracias con inclinaciones de cabeza y entonces me preguntan si tengo familia asiática por cómo agradezco y yo respondo que creo que no, aunque a mi madre de joven la llamaban "La Tagala" por sus rasgos, y a mí cuando digo el nombre y me ven los ojos caídos y pequeños me preguntan si soy china o japonesa y algún allegado responde que soy tailandesa y entonces todo se revuelve porque las marañas me persiguen y ya se me enrolló el hilo. Tiro del extremo y vuelvo al inicio.
Acostumbro a dar las gracias cuando lo necesito y hoy me domina el agradecimiento a todas las personas que se acordaron de mi prueba, que me animaron, que confiaron en mí, que me dieron las más preciadas muestras de su amistad, que me acompañaron. A todas. A todos ustedes que me soportan en cuerpo y pantalla. Ustedes en quienes me apoyo.
Gracias, Patrick, porque desde Madrid, desde los aviones, desde Berlín, sé que estás conmigo. Quince años de paciencia los tuyos. Gracias, amor.
Gracias Ana, Adalberto, Tomás. Son ustedes las tres personas más importantes de mi vida. Los quiero y cualquier tema se me queda frente a eso pequeño. Gracias.
Gracias, Mase, por toda tú, por tu bondad sin límites, por ser. Es para mí un privilegio, una honra, un orgullo ser tu hermana.
Gracias, Ramón, por todo.
Me gusta dar las gracias. Soy egoísta y sólo dándolas quedo satisfecha. Y no, no lo siento.
Gracias Cristina, Irene, Dani, David. Muchas, muchas gracias.
Gracias Ayatima, Marta, Carlota, Ana, Gara, Aina, Inés, Pablo, Chano. Gracias por llamarme seño.
Gracias, José Luis, por saltarte a veces la cordura.
Gracias, queridísimo tío Rafa.

Gracias a todos los que no nombre y me hacen persona.
Quiero darles las gracias. Lo necesito porque estoy hoy, toda yo agradeciendo.
Gracias, Juanan, por tu impulso.
Gracias, Pizarr, por tu energía.
Gracias, Mónica, por tu ritmo.
Gracias, Miriam, por la aleatoriedad.

De verdad, gracias.


Gracias desde siempre, desde la historia, desde dentro.
Gracias, Lauren. Nunca soñé que una poeta entrara en mi vida. Tú los has hecho. Gracias por tu belleza.
Gracias Lilian por ponerme nombre, por ser y tener ojos. Si me dejan elegir te escojo como seño.


Gracias.
Gracias, Juan, por abrirme otro mundo.
Gracias Sergio por todos los abrazos que me envías, por la compañía de México en nuestro examen, por tu pintura.
Gracias, Alejandro. Todas las gracias.
Gracias doy hoy, porque me siento una mujer suertuda, porque ustedes están y son, porque me hacen ser, porque sólo puse voz a las energías para salir de la prueba.
Gracias, mami. Te abrazo y sé que estás. Te quiero y me siento querida.
Gracias.

14 comentarios:

sergio astorga dijo...

GRACIAS.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

No me salen, de nuevo los puntos y aparte.
A ustedes.
Un abrazo en espera de mail.

Lauren Mendinueta dijo...

Me alegró tanto el relato de lo que viviste ayer, mi querida Izaskun. Gracias a ti por ser tan generosa con tu tiempo y amistada. Miles de abrazos para la ganadora,

siempreconhistorias dijo...

Muchas gracias por venir, Lauren. ¡No sabes cuánto te admiro, y que despacio te leo!
Un abrazo en espera del encuentro.

Triana dijo...

Desde muy pequeñita oí en mi casa que ser de bien nacidos es ser agradecido, y en tus agradecimientos se vislumbra una gran generosidad.
Me alegra que tengas la gran suerte de tener tantas personas a las que decirle GRACIAS

Un abrazo fuerte.

siempreconhistorias dijo...

Gracias, Triana. La belleza de tu blog me cautiva a diario y con frecuencia me lleva a recuerdos de mi adolescencia y primera juventud en las tierras de Andalucía.
Pensé que estaba casi sola y ahora me siento muy, muy bien acompañada.
Un abrazo, también a ti y muchas, muchas gracias.

Escrituraleatoria dijo...

Gracias a ti, por escribir con nosotros una historia.

siempreconhistorias dijo...

Gracias mutuas, Miriam, que sí quisiera yo tejer con ustedes historias. Por cierto, tú que estás en París, viste la película "Bordadoras"? Yo la vi con mis alumnos y me gustó. Acabo de acordarme por el tejido.
Un abrazo

persona dijo...

Es casi surrealista venir a leerte y leerte y leerte dando las gracias.
Que sepa todo el mundo que Izaskun fue la primera que me incitó a escribir, la primera que me leyó y creyó en mis palabras. Participó de mis personajes, los arropó a todos. Celebró mis fenicios, cuidó de Margarita, dialogó con el, se entristeció con las lluvias de tinta… Siempre estaba por detrás de las páginas acogiendo todos mis mundos, comentando mis historias, dándome ánimos, animándome a seguir y a seguir escribiendo.
Mi madre me veía tirada en la alfombra sobre la que me sentía personaje de cuento y rellenando cuadernos y cuadernos de palabras, y me decía que eso era lo que me iba a salvar.
Y yo continuaba escribiendo, sin piedad. Y denunciaba todas mis verdades, y trataba de ordenar todo el mundo externo, imposible de comprender, e inventándome el interno, que era casi todo.
Izaskun me leía y no existen suficientes palabras de agradecimiento.
Y ahora yo también puedo leerla a ella y no existen suficientes palabras de agradecimiento… Y quiero darle ánimos y animarla a seguir y seguir y seguir escribiendo...

siempreconhistorias dijo...

GRacias persona de colores, gracias mi niña Marta. Ayer quería dedicarte una entrada especial pero me resultó imposible eescribirte desde la máquina. Hoy lo intentaré de nuevo.
Un abrazo con arcoiris.
Te quiero,
Izaskun

PIZARR dijo...

Gracias a tí por descubrirme ese 4 de julio que me permitió arribar a tu orilla.

Gracias por tus siempre cariñosos ánimos y palabras.

Y ante todo gracias por regalarme estos ratos tan bonitos mientras disfruto leyendo cuanto escribes.

Un beso grande

siempreconhistorias dijo...

Grande, grande el besi, como un globo rojo. ¡Cuídate mucho, Pizarr!
Besotes,
IZaskun

Abol dijo...

Gracias a ti, Canariza preciosa.
Van besos volando.
L.

siempreconhistorias dijo...

Despierto llena de besos alados. ¡Qué privilegio!
Que todo les vaya tan bien como merecen, señora de las letras.
Besos salados,
Canariza