sábado, 14 de febrero de 2009

EL PERRO EXISTENCIALISTA, Zoe Berriatúa

Entre los libros teóricamente infantiles (o al menos considerados como tales por quienes los colocan en las librerías que frecuento) que tengo en casa hay uno que me parece muy curioso y que compré por el título y por descocimiento de su editorial (más tarde en Madrid descubrí la fuerza de Panta Rhei como editora). El libro, escrito e ilustrado por Zoe Berriatúa está dedicado a todos los perros y lleva por título "El perro existencialista". De los 12 relatos perros que componen el libro les copio aquí hoy el que da título al volumen.



Espero que les guste.



EL PERRO EXISTENCIALISTA
ZOE BERRIATÚA
Jerry vivía para comer, dormir y cagar.
Era una vida cómoda, pero tenía insomio por su angustia vital.
Sentía que todo era estúpido, y la estupidez de quienes le rodeaban
le recordaba a la suya propia.
Así que se puso a leer. Leý a Aristóteles y a Kant...
luego a Nietzsche y a Kierkegaard.
Pero tras leer a Sócrates sentía que cuanto más leía, meos sabía.
Entonces se dio a la bebida y a las malas perras,
deambuló por todos los antros, arrastrándose a duras penas.
Un mal día conoció a una dama que le fascinó,
buscó en ella el sentido se su vida... pero ella se agobió.
Jerry lloró y aulló, por las mismas calles de sus fiestas deambuló...
... Hasta que un perro evangelista le encontró.
Él le enseñaría el camino de la iluminación...
a cambio de su rata de goma y un par de huesos.
Le explicó que si le seguía, tras la muerte visitaría un lugar
donde o hay nada que hacer más que lamerse la entrepierna. Jerry le contestó:
"¿Nada que hacer? ¿Un lugar sin sentido ni ocupación?... ¡Allí no voy yo!"
Poco después, Jerry encontró la solución.
Hasta el fin de sus días, se centró en una ocupación.
Un estupendo trabajo en una sucursal de correos...
lamiendo sellos, para cartas de promoción.
Zoe Berriatúa, El perro existencialista,
Panta Rhei, Madrid, 2004

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que fuerte.
Tantas vidas por ese camino.
Ladrando en el anonimato.
Es buenísimo.

Besos.

sergio astorga dijo...

Izaskun, no me cabe duda alguna de que la vida es perra y se emperra todo el tiempo en encontrar la salida de la entrada, pero también sé, que la busqueda es perruna, sí, hay que tener pata de perro y hambre canina y no dejarse dominar por idelogías perras y las perrillas que nos salen en los ojos son lamentos necesarios. En este perro mundo, espero, seremos promovidos a otras perreras
mejores.
Un abrazo con pedigree.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Querido Torito Bravo, sí que es bueno el perro libro, sí. Y perras las existencias de muchos incluso como yo devotos de los felinos.
Un beso.
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Indudable pedigree el tuyo, Sergio. Gracias siempre por tus comentarios aperrados.
Un abrazo desde la perra calle.
Izaskun

Triana dijo...

Mucho pedigree en el relato de Zoe y en los comentarios de los visitantes de este blog.

Buenisimo Izaskun.

Un abrazo fuerte.

siempreconhistorias dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Triana. El libro no tiene desperdicio.
Un abrazo canino.
Izaskun

mutuhess dijo...

I am doing research for my university thesis, thanks for your great points, now I am acting on a sudden impulse.

online pharmacy