miércoles, 6 de mayo de 2009

ÁNGELES SIN GUARDAR (6)

Hace muchos, muchos años, descubrí que mi cuerpo tenía memoria. Fue en los días de guaridas del tigre y estaciones corporales de Th. Berterat; en los momentos de ánimo subido en montaña rusa y seres queridos muriendo. Fue hace mucho, mucho tiempo.



Ocurrió que un buen día, sin razón aparente, mi cuerpo despertó contento y rebuscando en mi libretas comprobé que en fechas similares de años anteriores el optimismo me había invadido. Más tarde caí en la cuenta de que los momentos en que eso me ocurría estaban relacionadas con el nacimiento de mi querida hermana. Pero, nada creyente y muy analítica yo decidí no darle importancia, hasta que un día desperté terriblemente angustiada y el calendario me reveló que se cumplía el aniversario de la muerte de mi padre.




Tantas veces me pasó que hablé con el jefe de psiquiatría del Hospital Universitario, médico que nos trataba a mis depresiones y a mí en aquella época. Y charlamos y charlamos (así se me puso la cabeza) sobre esa memoria temporal que guardaba mi subconciente y que se activaba para recordarme vivencias inolvidables. Y anotamos y medimos intervalos y constatamos que mi sabio reloj no se atenía escrupulosamente al calendario gregoriano, sino a tiempos lunares que restaban cifras a los aniversarios oficiales.



Y siguió mi vida, y cambiaron los psiquiatras, y me habitué a los ritmos de mis libretas, y dejé de sorprenderme por la memoria de mi cuerpo. Y llegó hoy. Y de nuevo la sorpresa. Y es que hoy algo debe pasar, algunas partículas de exóticos nombres han debido conjugarse, porque todo me dice que hoy día seis de mayo, con mi sexto ángel a punto de volar, es el día en que recibo los mejores regalos, aunque sea el 18 mi oficial cumpleaños. Eso debe ser, supongo, porque sólo esa idea me permite encajar la cantidad de extraordinarios acontecimientos que han torpedeado hoy mi cansancio y me han apuntalado.




Hoy me desperté muy temprano (antes de las seis, qué asco) y me vine al ordenador en que encontré una preciosa carta de Raquel, mi princesita de bagajes, que me anunciaba un regalo en su blog (áulica) con el que he requetellorado de amor.






Y recibí, también hoy que ya es mañana, un indescriptible mensaje de la madre de Aina hablándome de su madre y ofreciéndome su amistad. Y recibí a mis hijos amorosos, y hablé con mi sobrina largo y tendido, y comí con mi profesora favorita haciendo una justa redistribución de nuestras pobrezas. Hoy me llegó un mail cariñosísimo de la sonrisa imaginada, y respondí comentarios perturbadores, y me llamó Garita para quererme. Hoy han dejado en este blog su huella personas nuevas, y las amistades han vuelto cariñosas, y Lauren ha venido a tomar café. Hoy hablé con mi admirada Miriam (escritura aleatoria) y ordené parte de mis libros, y me sentí segura durante un ratito. Hoy, muy cansada, al borde del abismo, mi cuerpo me ha recordado que tengo amigos que me brindan ángeles o se tornan bastones. Amigos que son ustedes.




Y tengo miedo.



ÁNGELES SIN GUARDAR (6)
Sergio Astorga


16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ese miedo es un inquilino malcarado, no tiene escrúpulos, se nos instala dentro y es muy difícil sacarlo de ahí.

Espero que tu calendario particular te mejore el ánimo y que sea muy pronto.

Me preocupas sabes?

Que hoy el día sea mejor, aunque sea un poquito.

Besos.

Esponjita dijo...

Creo que llegué tarde al día de los abrazos...
Pero espero que esté bien: la gozosa fiesta de los abrazos y los amores merece su merienda de recalentado...

¡¡te quiero mucho Iza!!!


la esponjis querendona

PD: fino reloj eres, mujer...

Mega dijo...

¿Y te sorprende recibir tantas muestras de cariño?

A mí me parece lo más natural, como esos ciclos de Luna que tu reloj percibe y cuenta. (Tampoco me extraña que tu subconsciente sea igual de atento). ;-)

Besos en plural

marisa dijo...

Queridísima Izaskun...de nuevo te siento y te comprendo. estoy aquí y sé que tú también estás.No temas, yo también temo. te mando un abrazo enorme que te abrigue los miedos.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Pues claro, querida Izaskun, yo lo habîa dado por hecho, eso de ser tu amiga.
Cômo me identifico también en muchas cosas tuyas. En esa desazôn tuya, en ese viejo cansancio, en ésas làgrimas apelmazadas,almidonadas de tanto llorarlas. En esos cuadernos, en esos electrochocs que te envîan para volverte màs cuerda, en ese reloj sin tiempo y esas lunas que son nuestro estandarte. Si te torpedean, diles que aquî estoy yo... para defender un alma buena.
Dale un beso a Astorga, por saber versarte como lo hace y rendirte este homenaje para que recuperes la memoria y no te rindas, nunca pues necesitamos plumas como la tuya para seguir creyendo en el Hombre.

Un beso, y màs, querida amiga.

PIZARR dijo...

Querida Izaskun,espero que estos 6 maravillosos ángeles sin guardar que Sergio te ha enviado acompañados de bellas letras, te ayuden a remontar de nuevo el vuelo.

Tú sabes mejor que nadie de estas cosas, tus cosas... y seguro que en el calendario de esa peculiar memoria que relatas y que me consta que tienes para archivar las cosas bellas y bonitas, o en alguna de tus agendas encontrarás el sortilegio que te permita superar ese miedo que a veces te atenaza.

Mientras lo encuentras... mis abrazos y mis sonrisas para ayudarte a superarlo.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Mi querida hechicera de palabras, ¿cómo no quieres que te queramos si nos regalas ángeles, andanzas y palabras? Como ya te dije das amor, sí, es verdad, ello conlleva responsabilidades pero el Universo se las da a quien consideran más capacitad@ para esa labor. Y a veces reparte regalitos, que son ángeles, que son poemas, que son menciones en otros blogs, que son comentarios...En fin! que no estás sola mi niña, que tod@s estamos conectados, y queremos que seas feliz.

Muaks!

Raquel T. dijo...

Mi reina Izaskun, espero y quiero y me enfurruño con ello que ese requetelloro amoroso sea el prólogo de la sonrisa diaria, tierna, como el pan del sencillo, de la alegría constante, que se esconde entre el alma y el costillar, del pensamiento feliz y cotidiano que te mereces...
Y seguiremos estando todos aquí, cada mayo y sus sucesivos meses, porque así lo queremos, porque así nos has llegado siendo, simplemente, Izaskun. Despide, pues, al miedo: ya no tendrá butaca, las ocupamos todas ya en el salón de tu existencia ;)
Te quiero, mamita.
Abrazos de hija pródiga...

siempreconhistorias dijo...

Gracias Toro entrañable. Se me crece el miedo en las vísceras. Me corroe lento...
Beso.

siempreconhistorias dijo...

Nunca llegas tarde, esponjis sabia, y siempre habrá un recalentado para compartir contigo. Gracias por tu amor, mujer vital.
Te quiero.

siempreconhistorias dijo...

Sí me sorprenden, Mega, y las siento ciertas y me inundan las ganas de huir, y me llegan nuevas lunas. Y me sonrío viéndote niña. Gracias. Muchas, muchas gracias.
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

Querida Marisa, gracias por tu abrazo protector. Espero que todo todo te esté resultando más llevadero. Un abrazo admirado.

siempreconhistorias dijo...

Amigüita eva luciérnagas y zarzamora (me encanta ponerlo todito), gracias y requetegracias por aceptarme compañera de juegos. Las lágrimas que describes son. Apelmazadas y almidonadas, exactamente. Me requeteencanta leerte,
Besazos.

siempreconhistorias dijo...

Querida Pizarr, cada visita tuya es como un baño de pureza entibiado con cariño. Gracias por tu sonrisa. Espero que todo esté marchando según lo previsto.
Besazos.

siempreconhistorias dijo...

Querida Bruja de todos mis puntos cardinales. Tu comentario me embriaga. Sí que sabemos de responsabilidades nosotras. Y de hechizos mucho mucho tú. Gracias por venir. Gracias por todo.
Un beso de sapa.

siempreconhistorias dijo...

Princesa de mis mares, como nubes bañadas de sol tus palabras contra las que el miedo nada puede. Serán los abrazos prodigados.
Uno de madre loquita para ti.