domingo, 7 de junio de 2009

DE NUEVO

perdida en el tiempo, cansada de reconocerme, hastiada de ser, de nuevo. El tiempo, su devenir-transcurrir-fluir, su no materia, ha sido (y es) una de mis grandes fascinaciones. Por y para el tiempo inicié hace años una libreta que pierdo y reencuentro en ciclos que no intento comprender (no sé dónde está hoy, puede que mañana la halle). Pensando el tiempo me acerqué a María Zambrano (Los sueños y el tiempo), me zambullí en la música latido esencial y en Clarice Lispector (Silencio). Sintiendo el tiempo me enfrasqué en Zellini (Breve historia del infinito) y me dejé enredar por los tangos (Veinte años no es nada) y el flamenco. Intuyendo otros tiempos puse en los estantes de mis hijos un curioso museo de José Antonio Portillo y Carmen Puchol (Museo del tiempo) y un delicioso relato de Manuela Monari y Evelyn Daviddi (Tengo el tiempo en el bolsillo) para el que Alejandro Gelaz me envió un bellísima ilustración. Por, en, a través de, o con el tiempo vivo y suspiro encajando inevitables contratiempos. Así, en abril de 1995 intentando superar una depresión que es parte de mi esencia, escribí:







"Problemas ( y 1): TIEMPO.
Son demasiados cursos, demasiados cambios de registro y un horario leonino.

1. Me paso el día "stressada" (odio reconocerlo) y no logro salir del círculo.


2. Salto continuamente de un tema a otro, de un problema a otro, de un curso a otro... Estoy
perpetuamente dispersa, siento que he perdido la capacidad de trabajo lógico y centrado.
Siempre tengo mil cosas por hacer, siempre me gana la angustia.


3. Cuando salgo de trabajar suelo encontrarme extenuada (ya sé que no soy minera). Tardo mucho en recuperarme del cansancio acumulado y me dan ganas de todo menos de sentarme a preparar clases. Suelen dominarme tres deseos: el de huir-desaparecer, el de emborracharme, el de morir-descansar. Tal vez sólo un deseo: olvidar."







Y en abril de 1997 me escribo:






"Dos años más de reloj. Los mismos problemas, las mismas lecturas, los mismos llantos. Mi padre muerto.

Vamos a intentarlo de nuevo, vamos a diseccionar esta puta depresión, vamos a.
Están, por una parte, los problemas "externos", las cosas objetivas teóricamente fáciles de solucionar, pero que... Intentaré enumerarlas:


- El trabajo (en sus infinitas dimensiones).


- El dinero (la falta de) con sus inevitables consecuencias.


- Las relaciones familiares: mi madre, la casa, mi hermana, mi vida.


Y, por si fuera poco, están los problemas internos, las obsesiones, las reacciones que no me comprendo, las pasiones, los miedos... Más difíciles de nombrar porque no los controlo, intentaré de cualquier modo pasar a palabras mis fantasmas:


- El tiempo, la vida y la muerte, pero sobre todo el tiempo, es mi preocupación más persistente.


- El mar, por su poder, por su amor, por su destrucción.


- El cuerpo. ¡No! Mi cuerpo, porque no logro dejar de aborrecerlo.


- El sexo, en todo lo que tiene que ver con mi cuerpo y con el tiempo.


...

¡Esto no funciona!


¡Cambio de método!"







Y hoy, doce años después de la segunda anotación, de nuevo, me invade la angustia y me baño en el tiempo.
A lo mejor es coherencia este repetirme que padezco.

33 comentarios:

Ale dijo...

Izaskun: " vamos a intentarlo de nuevo ".
Un fuerte y calido abrazo.

Lena dijo...

Siempre me pregunto cómo se rompen los círculos.
Pienso: en el circo, el malabarista, los rompe...une tres aros, los separa, los une, los separa.
Pero es falso...siguen siendo círculos...
Si estamos condenados como Sísifo, entonces, en lugar de romper el círculo, tendríamos que adecuarlo...transformarlo en un círculo agradable.

Elucubraciones de esta hora después de leerte, Izaskun.

Animo. Fuerza.

Un abrazo fuerte.

Y gracias por esas palabras que me hicieron sonreír.

L.

TORO SALVAJE dijo...

Estamos en junio del 2009, ésto es probable que lo vuelvas a leer en el 2040 o incluso más tarde.

Sigues caminando.

Besos.

eva- lazarzamora dijo...

Tiempo de silencio, es uno de mis libros de cabecera.
Me encanta preparar clases, cambiar de ideas, moverme por todos lados, ir y venir, pero el tiempo me falta, me absorbe, a veces me contamina y me impide no lograr llegar a conquistar y llevarlo todo a tiempo.
Tiempo finito e infinito, circular, eternamente circular, como las manecillas de un reloj.

Besos querida Izaskùn.
Sigue tu batalla permanente y galopante con él, en contra y para y por él.

iliamehoy dijo...

Las zonas oscuras, que nuestra mente insidiosa procura mantener en titulares en cada emoción que fabricamos, no deberían nunca gobernar nuestro estado de ánimo. O al menos no a perpetuidad.
Romper patrones de conducta, sorprender esos malditos hábitos que nos devuelven al desamparo... así intento iluminar el gris que a menudo insiste en paralizarme.
Un abrazo fuerte, y con fuerza, para que puedas mirar de frente y sin miedo esa angustia.

marisa dijo...

Ay izaskun, que a mí me pasa lo mismo.me repito en mis desesperanzas, en mis miedos, en mis indecisiones.Cíclicamente me hundo y me deshielo.luego renazco y de nuevo a caminar.Besos mi amiga querida

Mar dijo...

Ánimo.

Me encanta como escribes. Me gusta tu forma de plasmar lo cotidianeo.

Te sigo leyendo.

Saludos.

ybris dijo...

Vamos dejando el tiempo como hojas aplastadas en un libro.
Gusta volver a ellas para regresar de nuevo y ver que no todo se repite como fue sino que se repite más arriba y más adelante.
Y hasta la angustia es diferente.

Besos.

siempreconhistorias dijo...

Tu cálido abrazo me revive, Ale. Volver a intentarlo, desde otro sitio, con otro ángulo, con fuerza renovada. Allá vamos.
Un abrazo fuerte también a ti.

siempreconhistorias dijo...

Es todo un honor verte por aquí Lena. Fíjate que antes de escribir la entrada estuve dudando entre esta u otra dedicada al circo. Y sí, habrá que tomar este aro temporal y jugar con él como mota de polvo en una pompa de jabón. Y sí... me encanta tu escritura y tus comentarios gastronómicos me pierden de envidia.
Un abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por tu aliento constante Toro admirado y Salvaje. De pequeña se me hacía imposible pensar que viviría en el 2000 y sí, aquí estamos.
Besos.

Arruillo dijo...

Muchas gracias por tu visita a esa humilde casa donde habitan seres abiertos a la buena gente, esperamos que te sientas a gusto en ella.
El tiempo, los ciclos de vida, las desganas, los fantasmas ¿quién no ha pasado por alguna de esas circunstacias? En algún momento, siempre encontramos el clavo ardiendo al que agarrarnos y todos esas cosas que tanto nos fastidian se van quedando en un escalón inferior.
Suerte en tu espera.
Un beso

Abol dijo...

Canariza querida: Fuiste, eres y serás minera. ¡Por supuesto!
Indagas, barrenas, horadas la realidad a través de tus palabras.

Un abrazo fuerte.

MIRACHE dijo...

he pasado por casualidad y me he encontrado un muy buen blog, seguiré pasando

Mirache

siempreconhistorias dijo...

Querida Eva, en la batalla continuamos. Me ha gustado mucho que me hables de lucha permanente y de galopes.... El problema es que a mí también me encantó preparar, dar y hacer de súpermujer hasta que el disparate me venció.
Un beso,
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Querida Ilia, la mente insidiosa, dadora de tantas satisfacciones y de tantas angustias, creadora de fantasmas, enemiga íntima. La mente que me ficciona es, en el fondo, por ahora una buena aliada. Miro la angustia de frente y de perfil. Me siento a comer con ella. Sé que la abandonaré. Me da pena.
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

Querida Marisa, en tus palabras me miro y recreo. Y sé que llegará algún renacimiento y que otros hundimientos ve´ndrán. Y no está mal.
Un beso muy muy fuerte y un abrazo cariñoso en la ardua tarea de olvidar.

eva- lazarzamora dijo...

No te creas, a mî el disparate me llegô no hace mucho, pero espero que no logre vencerme esta vez.Aùn es pronto. La prôxima o un poco màs tarde, que espere...
Me recupero, como puedo, pero ha habido muchos golpes bajos, menos mal que hay gente buena.
Besos y ànimo, Izaskùn.

eva- lazarzamora dijo...

Sabes cuànto te entiendo, te aprecio y la empatîa que nos une.
Mil besos màs.

siempreconhistorias dijo...

Bienvenida, Mar. Como sabes tu cercanía me es vital. Me alegro muchísimo de verte por aquí.
Un beso.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Izaskun tremenda!

Lo dejaste ir! Sí, hoy mientras leía pensaba en eso, hoy lo dejó ir.

La vida es esto, con momentos felices también, tiernos, y como no el vértigo.

Besos!

siempreconhistorias dijo...

Tienes ´razón, sabio Ybris, nada se repite igual. Nada. No sé si ocurre más arriba y más adelante, más al este o más al oeste, pero sé que la angustia no es la misma aunque a veces se parece demasiado. Muchas gracias por tus palabras.
Besos.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por tu visita, Arruillo. Seguiré yendo por tu casa pues se ma hace agradable el paseo. Y mientras espero, como ya no fumo, pues me tocará caminar.
Un abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Abol adamada, con pico y barrena, puede que sí, que me horade desnudando mi esqueleto de palabras. Tu mirada me hace feliz. Besos.

siempreconhistorias dijo...

Mirache, un privilegio recibir visitas como la tuya. Vuelve cuando quieras, siempre habrá un café esperando.
Un saludo.

siempreconhistorias dijo...

Querididídididídididíííísima zarzamora. Lo sé. Lo de la empatía, digo y lo de nuestro amor mutuo (que no fatuo). Es sólo que a veces me aturullo y confundo los sentimientos y me huele a chamusquina y me busco culpas y. Mil gracias por revisitarme y recomentarme. Miles, millones y hasta cienes y cienes de abrazos para ti.
Por tu recuperación brindaremos, belleza.
Un beso.

siempreconhistorias dijo...

A veces se me escapa, Brujita Malvada y como sin querer queriendo lo dejo ir para de nuevo recogerlo.
Pasear el miedo, enseñar el vértigo y , después, continuar.
Muchos besitos.

Raquel T. dijo...

Me gustan tus letras hirientes de sentido, me gusta tu sinceridad medular y rasgada, que empequeñece aún más la miseria del no atreverse a reconocerse, me gusta tu forma de decir lo que no se dice porque no es decible en la esfera de lo normalmente dicho, me gustan tu tiempo enlibretado y tu libreta temporal de atemporalidades, me gusta la reina que acompaña constantemente a la mujer de la isla que tiene regazo para mí y mi endeble circunstancia, me gusta, simple y complejamente, Izaskun.
Abrazos de princesa agazapada tras el segundero...

siempreconhistorias dijo...

Gracias por asomarte, princesa de mis sueños. El segundero me pesa en la respiración, el minutero me aplasta, los días se me hacen escalones hacia el infierno pasado. Te espero ansiosa en la isla que no me reflota.
Abrazos fuertes. Mucho(s).

Cachalote dijo...

Hola, querida I.

Las tormentas de verano empapan aunque cesan de pronto.. y luego reaparecen, sin preaviso, para volvernos a empapar. El calor nos irrita en lugar de hacer florecer las sonrisas, y hay tantas razones para llorar y ni una sola de ellas es suficiente..

Todo es tan extraño, sobre todo el cuerpo que nos contiene y aún más lo que contenemos. Las nubes que no son pasajeras...

Un fuerte abrazo
*

siempreconhistorias dijo...

Querido Cachalote necesario, es extraño todo, como el enigma de tu persona cercana y desconocida. Como el cielo cuando no hay nubes. Como tu letra y mi número.

¿Estás triste?
Fortísimo abrazo.
I.

PIZARR dijo...

Izaskun, no sabes cuanto admiro tu descarnada sinceridad cuando te cuentas y te dices y nos cuentas...

Me parece increiblemente valiente por tu parte y me ayuda a mirarme un poquito más por dentro cuando te leo.

Y el hecho de que el tiempo te persiga, te preocupe y te pierda, seguro que no es sino debido a que abarcas tantas cosas que se te escapa de las manos y seguro que eres demasiado crítica contigo misma y con esa gestión que haces de tus tiempos.

A mi me encanta lo que intuyo sobre ti, a partir de tus escritos... y eso es lo que recibo y con lo que me quedo.

Dices que suelen dominarte tres deseos: El de huir-desaparecer, el de emborracharme, el de morir-descansar.

Ese último a veces me ha nublado la mente, cuando el agotamiento físico y vital ante las tremendas circunstancias a vivir, hacía acto de presencia en los últimos años, a menudo soñaba con cerrar los ojos y desaparecer...

Ánimo y Requetebesos como dices tú, marchando para tu isla, atravesando oceanos.

siempreconhistorias dijo...

Querida Pizarr, recibirte es motivo de orgullo para mí. Como bien sabes eres de las primeras personas que conocí en este mundo (cuando comentaste mi Perfecto en el antigua blog de Juan) y me resulta maravilloso seguir contando contigo. Valiente es tu forma de afrontar la vida y de ella intento aprender.
Un millón de besos a las dos.