jueves, 13 de agosto de 2009

DESPERTAR AZUL

Pues nos trajimos el ordenadorcito a Madrid y copio de la libreta desde aquí, en casa de amigo sobre mesa prestada, con Tomás agotado tras la exposición de Matisse y Adalberto haciendo tareas y puf, no sé. No estamos mejor, ni peor, por estar en la capital. Estamos recién llegados de ayer y mejor no prejuzgar(me). Llevo días empeñada en este despertar que fue un sueño con una mujer de nombre propio y puertas muy altas. Y aquí va el empeño:





DESPERTAR AZUL
Abre la puerta una mujer de vestido azul y gesto amable. Es una mujer madura de movimiento pacificador y mirada abierta al otro; mujer-madre-seguridad-cariño que me guía por el laberinto de pasillos hasta la gran puerta cerrada. Me quedo sola ante la puerta. Nadie. Ningún sonido. Nada.
Estoy esperando. Abre la puerta una mujer de vestido azul y gesto curioso. Es una mujer joven de ojos luminosos y boca sensual; mujer-melena al viento-cuerpo-deseo-libertad-vida que se sienta frente a mí con una taza de café. Y bebemos. Sin hablar. Diciendo. Sorbemos el café amargo.
Estoy sintiendo. Abre la puerta una mujer de vestido azul y gesto sereno; una mujer-maestra-amiga-destino que me toma de la mano y me lleva hacia el espejo. Y me llama. Sin palabras. Desde el otro lado. Y.
Estoy aprendiendo. Abre la puerta...
Y voy a visitarlos y a leer algo. Mis hijos juegan en el metro y. A tod@s un abrazo de calor seco. Y un beso.

16 comentarios:

Lena dijo...

Es una delicia tu cuento sueño, Izaskun.

Gracias por no dejar que se difuminara...

Lo he leído tres veces...despacito.

Siento fascinación.

Tú llegas a Madrid.

Yo me voy a los volcanes.

A los más orientales.

Disfruta.

Sé buena (contigo).

Muchos besitos!

L.

ALE. dijo...

Una mujer y todas las mujeres, en un azul que las besa a todas.
Precioso relato.
Un abrazo.

iliamehoy dijo...

A pequeños sorbos, como todas la cosas que valen la pena he subido y bajado por tus palabras, sin dejar de sentir un azul casi añil en toda el alma.
Aqui el abrazo viene del mar,con mi sonrisa.

Abol dijo...

Tienes el mar adentro de tus ojos y un relato precioso, querida, que me está inundando ahora, en este minuto en que caen las primeras gotas de una lluvia buena.

Besos y guárdame ese calor seco para recordar los desiertos que amo.

ybris dijo...

Bello despertar azul en el calor agobiante de la capital.
Debe de ser el milagro de ver mujeres de vestido azul que nos abren las puertas del mar.

Besos.

Gemma dijo...

Tantas puertas como combinaciones posibles, casi infinitas.
Esos reencuentros (y recuentos) son siempre necesarios, ¿no te parece?
Un beso bien grande (recibí tu carta, querida Izaskun. Te debo una respuesta pausada).

Maribel dijo...

Hermoso, muy hermoso lo que cuentas. Veo a esa mujer de vestido azul y rostro sereno a través de tus palabras y me gusta contemplarla.

No sabía que estabas en Madrid. A disfrutar de la capital.

Un abrazo azul.

siempreconhistorias dijo...

Querida Lena,tus palabras de aliento terminarán obligándome a sentirme alguien, azul o de cualquier otro color... Espero que lo pases muy bien entre volcanes. Nosotros nos vamos hoy a Granada a cuestiones de familia.
Un beso

sergio astorga dijo...

Izaskun, abro el comentario y lo cierro, lo abro de nuevo y el azul se derrama y veo, te veo, te invento y vuelvo a abrir el comentario y te vuelvo a ver y también aprendo.
Y cierro el comentario invadido de azul y de tu espera.
Abrazos cálidos abiertos.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Querida Ale,multicolores tus comentarios siempre abrazantes.Gracias,muchas muchas gracias.

siempreconhistorias dijo...

Pequeños deliciosos sorbos los que vienen de tu mano. Una sonrisa hoy mora. Y un beso amigo.

siempreconhistorias dijo...

De tu mano recorro el desierto, Hada querida, y respiro pensándote y aprendiendo. Qué bueno que haya empezado esa lluvia vivificadora. Besos.

siempreconhistorias dijo...

Debe ser,admirado Ybris,la capital se me hace fértil de tranquilidad compartida.
Besos.

siempreconhistorias dijo...

Infinitas imprescindibles puertas,querida Gemma.Un besote fuerte y grande.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por tu comentario,Maribel.Ya estoy por Andalucía pero regresaré a la capital el fin de semana.Un besote.

siempreconhistorias dijo...

Qué ricos abrazos,querido Sergio, tonos de azul hasta ahora desconocidos me llegan con tus palabras y cierro los ojos y los vuelvo a abrir.
Un gran abrazomulticolor.