viernes, 2 de enero de 2009

Día 2: Intento de mejora. UN POEMA PARA curar a los peces, de Jean-Pierre Simeón.

Iniciamos año mundioccidental y me aferro al verde, ese que nombran de la esperanza, esperando que no se lo haya comido el burro que no me acabó con la vergüenza. Se me clava la realidad en lo hondo y me hundo en la pecera para respirar libre de informaciones. Desde mi escondite les copio uno de esos adorables libros infantiles que me reflotan:



título: UN POEMA PARA curar a los peces



texto: Jean-Pierre Siméon



ilustraciones: Olivier Tallec



Espero que me funcione y que lo disfruten.







-¡Mamá, mi pez se muere!
¡Corre!, se muere de aburrimiento, mi querido León.



La Mamá miró a Adrián,



cerró los ojos,



volvió a abrirlos...



Sonrió:



-¡Tienes que darle un poema inmediatamente!



Y se marchó a su clase de trombón.



-¿¡Un-po-e-ma!?



Adrián fue a mirar en el armario de la cocina.



-¿Hay aquí algún poema?



- Aquí no hay poeeeeeemaaaas,



respondieron susurrando los fideos.



Adrián rebuscó
en el armario de los escobas.
- Aquí do hay dingún boema,
dijo la fregona,
que siempre está
resfriada.
Adrián miró
debajo de la cama
de sus padres...
- Aquí no hay
ni un orinal,
dijo el polvo entre risas.
Adrián es cabezota.
Se fue corriendo a casa de Lolo, el vendedor de bicicletas.
Lolo,el que lo sabe todo, el que se ríe por todo,
el que siempre está enamorado.
Estaba reparando un neumático y cantaba.
-Un poema, Adrián, es estar enamorado:
es como llevar el cielo en la boca.
- ¿Es eso? Ah, vale.
Adrián fue a ver a la señora Tortel,
la panadera. Su amiga.
Cuando llegó estaba despachando una barra de pan
y tres cruasanes a la señora Arsenia.
- ¿Un poema?
No sé muy bien.
Conozco uno, y es como el pan recién hecho:
es el gusto que queda en la boca
después de comerlo.
- ¿Es eso? Ah, vale.
Adrián fue a preguntarle
al viejo Mahmud,
el que vino del desierto,
el que riega sus rododendros
todos los días
a las nueve.
Mahmud le respondió sin dudar:
- Un poema es escuchar
el latido del corazón de las piedras.
- ¿Es eso?Ah, vale.
- ¿El corazón? ¡Oh! ¡Rápido, el corazón de mi querido León!
Adrián regresó corriendo a casa.
Su pez parecía dormido.
Flotaba suavemente entre las algas
como si estuviera pensando...
Adrián fue al otro extremo de la casa
a preguntar a su canario Aristófanes,
que no tiene, precisamente, cerebro de pajarito.
Ariatófanes, hinchando las plumas, dijo:
- Un poema, es cuando las palabras quieren volar.
Es un canto desde la prisión.
- ¿Es eso? Ah, vale.
Entonces llegó la abuela con su perro,
su coche nuevo y tres botes de mermelada.
- Abuela, abuela, ¿qué es un poema?
La abuela se quedó pensando un buen rato,
(se sabe que está pensando porque sonríe
y pone cara de filósofa).
- Cuando te pones un jersey
viejo del revés, querido Adrián,
de pronto parece que es nuevo. ¿Sabes....?
Un poema pone las palabras del revés
y ¡ale hop!,
el mundo es nuevo.
- ¿Es eso? Ah, vale.
- Pero pregúntale a tu abuelo,
él a veces escribe poemas...
¡en vez de arreglar la cisterna!
- ¿Un poema?, dijo el abuelo
retorciéndose los bigotes
y frunciendo las cejas.
Un poema, es...
eso que hacen los poetas.
- ¿Es eso? Ah, vale.
- ¡Ni los poetas lo saben!
Adrián fue a ver de nuevo
al pez que tan preocupado le tenía.
León dormía profundamente,
bajo una piedra enorme,
inmóvil, en el fondo,
entre las algas.
- Lo siento mi querido León,
no te he encontrado ningún poema.
Lo único que sé es que ...
Un poema
es como llevar el cielo en la boca.
Es como el pan recién hecho,
el gusto que queda en la boca
después de comerlo.
Un poema
es escuchar el latido
del corazón de las piedras.
Es cuando las palabras quieren volar.
Es un canto desde la prisión.
Un poema
pone las palabras del revés
y ¡ale hop! el mundo es nuevo.
León abrió un ojo, después el otro
y, por primera vez en su vida, habló.
- Entonces, yo soy poeta, Adrián.
- ¿Ah, sí?
Y mi poema es mi silencio ...
- ¡Ah, vale!
Un poema para curar a los peces está editado en español por Kókinos, 2006, con traduc´ción de Esther Rubio.

13 comentarios:

Maribel dijo...

Precioso, Izaskun. Excelente manera de comenzar el año, que por cierto espero que te traiga todo aquello que necesitas para ser feliz.

Me ha encantado el poema para curar a los peces, tiene una carga emocional enorme. Gracias por traernos siempre tan buenas lecturas.

Un abrazo de bienvenida.

siempreconhistorias dijo...

Gracias a ti, Maribel, por tu paciencia y tu constancia.
Que el año te traiga también a ti todo lo bueno deseado.
El libro es, para mí, exquisito.
Un abrazo admirativo.
Izaskun

Miriam Jerade dijo...

Feliz año, querida Izaskún.
Espero que con los poemas curemos a los peces y a los hombres que van destruyendo la pecera.
Un abrazo inaugural
Miriam

TOROSALVAJE dijo...

Que maravilla de cuento.
Una preciosidad.

Me ha encantado.

Gracias.

Besos.

PIZARR dijo...

Caramba Izaskun, yo quiero un poema como ese... curativo de pececillas...

Siempre nos acercas retazos de ese mundo mágico infantil que me apasiona. Gracias por ello Izaskun.

Feliz futuro

Raquel T. dijo...

Qué maravilla de relato y de poema, Izaskun, qué bueno para un domingo cualquiera como este y también para una vida entera... ¿Sabes, mi reina? Siempre consigues transportarme a otros parajes, a otras realidades más reales si cabe que la nuestra, con las lecturas que compartes aquí, porque tienen mucho de la magia que debería instalarse de vez en cuando en los recodos de nuestra alma, porque tienen la ternura necesaria para la semana. Gracias por esa magia y esa ternura que nos regalas y que también están en ti.
Abrazos de estrellas y de algodón para una reina...

sergio astorga dijo...

Izaskun, con las palabras al revés y con la melena de las imágenes al viento, te dejo el corazón de nuevo para que le cuentes historias.
Un abrazo que te llegue a la oído.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Ojalá, Miriam, escuchen los hombres los silencios de la música y la poesía. Ojalá cesen las destrucciones.
Un abrazo.
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Gracias, Toro, debe ser la lectura de cuentos de este tipo mi manera de soportar la añoranza de aquellos tiempos en que podía creer en los Reyes (Magos, por supuesto. En los otros ni en la infancia).

Un beso.

Muchas gracias por tu visita.
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Querida Pizarr, tú me brindas toda la ternura de una madre pececilla. Que este año todo sea mejor y tu belleza siga inundándonos.

Un fuerte abrazo.
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Gracias, Raquel, mi princesa, por compartir floraciones necesarias y sumergirte en la magia que procuro atraer contra tanta realidad pesada.
Un beso en esta víspera de Reyes Magos.
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

En el oído tu voz, Sergio, como una explosión de colores y recuerdos. Gracias por estar. Procuraré que mis historias renazcan.
Un abrazo susurrado.
Izaskun

Anónimo dijo...

¡hOLA! sOY UNA ENAMORADA DE LOS CUENTOS.
SI QUIERE LE MANDO UNO CADA DÍA.
Me puede escribir princesadetrujillo@gmail.com