miércoles, 18 de agosto de 2010

DESDE OTRA

Desde otra me digo hoy cuando el abismo se me abre infinito. Desde una voz que desconocía y en la que me quiero. Desde ella y siempre para ti.

Necesito silencio para oírte,
Señor de los bosques,
Señor de los insectos, tú
que creces bajo el musgo y te escondes 
en la piel que mudan las serpientes
o bajo el vientre frío
                                de una iguana.
Necesito dormirme en los recodos
sombríos de una nuez y despertarme
en su centro,
allí donde germinas.
Y, pues no es suficiente,
necesito en mi pecho un abismo y al fondo
las fauces dilatas de una leona hambrienta:
el terror de un instante
y el vértigo,
y la caída hacia ti.
¿Acaso bastará escuchar tu silencio
para dejar de oírte en todo lo que vibra?

Chantal Maillard
Hainuwele y otros poemas


34 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que delicia de poema.
Gracias por mostrarlo.

Besos.

Abol dijo...

Impactante, bellísimo. Gracias por este abismo, querida mía.

Besos,
L.

mariajesusparadela dijo...

La fuerza de la naturaleza, su centro y su ternura. Qué bien la canta.

sergio astorga dijo...

Izaskun, no conocía a Chantal y me ha encantado su desolación vitalicia.

Gracias.

Abrazo taciturno.
Sergio Astorga

Marisa Peña dijo...

Un poema magnífico, desolador, bellísimo...Un besazo

María Eugenia dijo...

Hermoso poema. Gracias por compartirlo.
Va un abrazo cariñoso.

Gemma dijo...

"¿Acaso bastará escuchar tu silencio
para dejar de oírte en todo lo que vibra?"

No es posible decirlo con mayor nitidez ni precisión; cuando el silencio vibra o nos hace vibrar...

Un fuerte abrazo

Aarón dijo...

Buenas noches. Electrizante poema, muy bien puestos los versos y su contenido. He reflexionado, y me acuerdo de esa célebre frase de José Luis Borges que dice "NO HABLES A MENOS QUE PUEDAS MEJORAR EL SILENCIO"
Un cordial saludo.

ybris dijo...

Un hermoso poema para cubrir abismos y acompañar ausencias.

Gracias.

Juanma dijo...

Dormir en los recodos sombríos de una nuez es espectacular. Impactante, como dice Abol.

Besos.

NáN dijo...

Qué poetona.

Tómala en las dosis justas, querida Izaskun; aunque una copita al día es aconsejable.

No necesitas otra voz, que es buena la tuya, pero a veces es bueno encontrar algo así.

Alejandro G dijo...

Señor de los insectos,
basta
escuchar este poema
en el silencio.

Gracias Izaskun, ya estoy leyendo a Chantal, a quien la tristeza antigua siempre la acompaña. Gran descubrimiento, a Dios gracias esa Librería de Mujeres, por hacerla surgir este domingo de invierno y espero como dice uno de sus poemas aprender el modo de dormir sobre el río.
Abrazo
Alejandro

Arruillo dijo...

El contacto con los libros tiene de bueno que se hacen descubrimientos como éste.
Cariñosos saludos y adelante con ese gran proyecto.

Cachalote dijo...

Este poema me sugiere un cuenco tibetano. Lo disfruto, y me quedo para mí la delicia nuez.

Envidio a los visitantes de la librería, que pueden disfrutar de tener una librera tan ávida y selectiva. No dejes que se marchen con las manos vacías...

*

Malvada Bruja del Norte dijo...

¡Genial! No conozco a la poetisa, ahora voy a googlearla y ver qué. Gracias por traérmela.

Un besote mi niña!

iliamehoy dijo...

Si de abismos se trata, me agarro a éste, sin dudarlo.
Que de mis huecos ya se el camino y se me quedaron estrechos.
Una abrazo enorme envuelto con mi sonrisa.

Adanero dijo...

Silencio necesario para conocerse y preguntarse. Para existir o dejar de ser.

Besos.

siempreconhistorias dijo...

Deliciosa poesía me parece también a mí, querido Toro.
Gracias a ti.
Por todo,

siempreconhistorias dijo...

No la conocía, Abol querida. Me fascinó y exhibí. Es parte de mi desastre.
Un beso grande, grande

siempreconhistorias dijo...

Una fuerza que da miedo, querida María Jesús, hasta que personas como tú nos muestran como quererla.
Gracias, siempre, por venir.
Un abrazo,

siempreconhistorias dijo...

Tampoco yo la conocía, queridísimo Sergio, fue gracias a una chica que vino a pedirla a la librería y yo la pedí y la leí y.
Un abrazo sin límites,

siempreconhistorias dijo...

Besazo recibido, acariciado, disfrutado. Otro, inmenso, para ti Marisa poeta.
Gracias siempre,

siempreconhistorias dijo...

Gracias a ustedes, María Eugenia, por soportar mis arrítmicos momentos y comentar. Me encantó esta poeta.
Besos.

siempreconhistorias dijo...

Y que se sepa, por aquí vibra todo, querida Gemma y así se hace él siempre presente.
Un beso gigante,

siempreconhistorias dijo...

Buenas mañanas Aarón (siempre yo a contratiempo). Una poeta grandiosa que me alegro te haya gustado. De esas, sí, que puede hasta mejorar el silencio.
Un abrazo,

siempreconhistorias dijo...

Gracias a ti, querido Ybris. Este jueves haremos lecturas poéticas en la Librería, y el cuenco con los poemas tendrá varios de Chantal Maillard. Es una buena compañía en estos momentos.
Gracias siempre,

siempreconhistorias dijo...

Desde luego impactante, Juanmita amigo. Yo me imagino duermiendo tranquila en ese recodo con paredes rugosas. Un besito a los cuatro,

siempreconhistorias dijo...

Auténtica y genuina poetona, querido NàN.
Estoy agotada y un vasito al día me viene muy bien.
Besos a L. y a usted,

siempreconhistorias dijo...

Querido Alejandro, en el mar dormiría yo, si pudiera, o en el bosque acogedor. Tengo que escribirle con el desbordamiento que me autrde. Gracias por asomar, por decir, por ser.
Un abrazo hondo,

siempreconhistorias dijo...

Querido Arruillo, el contacto con los libros para vivir se ensucia y confunde, pero yo espero poner ganas suficientes para sobrevivir. Y sí, hay momentos de descubrimiento que hacen olvidar lo malo. Y así fue con Chantal Maillard.
Un beso muy fuerte a ustedes dos y quinientoso treinta y siete a N.

siempreconhistorias dijo...

Querido Cachalote ansiado. Siempre ávida, bien debe saberlo, y poco selectiva con la vida, esta mujer que pervive.
Gracias, hasta por envidiar.
Beso con burbujas marinas.

siempreconhistorias dijo...

Guglea, Brujita querida, y espero que te guste lo que encuentras.
Besitos.

siempreconhistorias dijo...

Tus sonrisas alimentan mi esperanza.
Gracias Ilia.
Muchas gracias.

siempreconhistorias dijo...

Silencio, Ángel, y vértigo, para vivir.
Shhhhhhhhhhhhhh.