martes, 21 de junio de 2011

LA BAÑERA (I)

El calor es demasiado fuerte para el tiempo y el espacio que habito y el microjardín se me seca y me visten nuevas obsesiones que no quiero, no puedo, nombrar. Será por eso que me surge un nuevo catálogo de absurdos, más fríos pero igualmente cercanos, y me da por los objetos que a diario me sostienen. Empiezo hoy con una bañera necesaria, para volver, siempre ballena, a mis aguas.

Bañera
Ya es de noche cuando la niña entra en la bañera para limpiarse el día. Bajo la cascada tibia de agua el hombre azul canta sin cesar arias de Haendel y la niña admirada lo observa mientras le solicita el jabón. El hombre parece no oirla: canta y crece más y más y más.
La noche es azul índigo bajo la rodilla del barítono. La niña, invisible, es incapaz de captar la atención del cantor gigante. Apenas hay sitio en la bañera. Asfixia.
Desesperada, la niña busca un hueco por donde escapar; añora la suciedad del día, la caída en el parque, la pelea con la madre. Está a punto de ser aplastada por el infinito pie azul cuando surge el grito.
La mujer aúlla animal hasta convertirse en agua y se disuelve en sí. Apenas tiene tiempo de observar el azul que ahora la mira. Ahora, en el preciso instante en que diluida se precipita ya remolino entre los breves orificios del desagüe hacia su nueva vida.

Y se acaba la ducha, y el delirio. Ya me dirán (si quieren). Siempre gracias.

8 comentarios:

sergio astorga dijo...

Izaskun una verdadera ablución, consumación, consagración.
Irse al caño o por él, entre estos azules que repasan el tiempo que fue o que pudo ser me remolinan mi presente.
Brillante enjuage de imágenes has metido en la bañera.

Un abrazo limpio, bueno casi.
Sergio Astorga

Cachalote dijo...

Querida i,
lleno el cuento de un azul celestísimo, imposible, pitúfico, plástico, que exprese el sueño y el fin de las barreras de lo posible y lo imposible.

Lo que más me gusta es que, por una vez, termina en vida, la niña. Vida que se desintegra y renace a una nueva forma de existir.

Besos como olas, que vienen y van.
*

Ico dijo...

SE disuelve en sí.... podría añdir algunas connotaciones eróticas, pero las dejo flotando en el aire...

Arruillo dijo...

Si que nos pones en un aprieto,Izaskum. Yo veo algo terrible en tu historia, dado los tiempos que corren. Cachalote, ve vida,yo no lo tengo tan claro.
Lo que si es cierto es que da que pensar lo que escribes.
En cualquier caso, gracias por compartir.
Un abrazo

siempreconhistorias dijo...

Queridísimo Sergio, no me atrevo yo con la paleta de color alguno, como bien sabes, pero me pierde el índigo gigante y no tuve otra que salir por el caño antes del ataque del jabonoso añil.
Gracias por permanecer y permanecerme.
Un abrazo en la espuma,
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Amado Cachalote, fuerzo las escrituras esperando tus palabras y cuando llegan, entonces sí, se hace vida el azul eléctrico y las luces encienden mis sueños.
Un abrazo imposible,
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Flotando en el agua en que me deshago con todo el erotismo que las grasas me permiten, Ico.
Gracias por comentar,
Izaskun

siempreconhistorias dijo...

Querido Arruillo. Leo tus comentarios para saberme y coincido: hay algo terrible en la historia, algo por definir aún, algo que expongo.
Necesito compartir. Gracias a usted por estar.
Un beso grande a N.
Izaskun