jueves, 30 de junio de 2011

LA PUERTA (II)

porque no siempre hay que empezar por el principio y la primera puerta ya fue escrita y publicada y se las repondré pronto, porque el calor me enloquece, Olga Cerpa (yo quiero luz de luna) me golpea el ánimo, el estómago está perdido procurando digestiones excesivas, el cansancio me vence. Porque así soy y así me digo, una puerta más para ustedes.


Puerta (ii)
Solo un camino bajo sus pies, pero un camino lleno de puertas que imposibilitan su tránsito con el ojo. No hay visión de conjunto y la niña abre la primera puerta con infantil curiosidad. Ante ella un nuevo espacio con el aire lleno de colores; a sus pies el mismo camino, y otra puerta. Traspasa el segundo umbral y se embriaga de olores que no tienen palabras. El camino sigue allí: solo uno, y lo cruza una puerta. 
Soñándose Alicia se adentra la niña y la piel se le llena de vida. Un camino solo bajo sus pies. Incontables puertas lo atraviesan.
Imposible calcular el tiempo, la longitud del recorrido, el número de puertas. Imposible saber dónde está el final, qué sorpresa le deparará cada estancia, en qué momento será prudente parar. Una tras otra abre las puertas, ávida y descubre sonidos, olores, tactos, luces. Una puerta la introdujo en risas de corro, otra en llantos de muerte; una la llenó de no puedos y otra de esperanzas verdes.
Abre de nuevo la puerta que cierra el camino -ya ha perdido la cuenta. Se adentra en una luz cegadora y con las manos por visera mira buscando hasta descubrir el rostro de inhumana belleza que ilumina el aire. Está sola frente a la luz y la belleza que todo lo llena, todo, con palabras que no hay que decir, palabras que se hacen cuerpos, olores, llantos, tactos, risas... Busca en vano la siguiente puerta.
No hay más camino. Cesaron las puertas. Se acabó el trayecto y no hay vuelta.
Palabras.

Palabras, nada más. Solo palabras. Y entre ellas, siempre, la gratitud inmensa a quienes llevan ya varios años diciéndome.

6 comentarios:

Arruillo dijo...

Retratas muy bien la realidad de la vida misma, aunque quiero pensar que siempre habrá una puerta más,que no resulte tan brusca la interrupción del camino. Y no es la que lleva al cielo o al infierno.
Un abrazo

Abol dijo...

El nombre Alicia es una puerta abierta: significa Alétheia en griego(la verdad).
Me encanta y te quiero,
L.

E.Monje dijo...

Mil puertas y ninguna llave... me gusta.

siempreconhistorias dijo...

Como siempre muchas gracias, querido Arruillo, por venir y decir. No me pareció angustioso (cosa rarita en mí) que no hubiera más puertas en la última estancia, la luz era suficientemente cálida.
Besitos a N.

siempreconhistorias dijo...

Mi querida Abol. Se me hace esquiva la verdad. Pero perservero en la búsqueda. Tenerte aquí es siempre motivo de profunda alegría. Algún día seremos frente a frente con el vino. Y las puertas se abrirán.
Te quiero,
canariza

siempreconhistorias dijo...

Muchas gracias, Malal querida. Sin llaves las puertas. Sí.
Un beso,