viernes, 8 de agosto de 2008

Me viene cumpleaños, Izaskun Legarza


El lunes, que fue domingo, de hace seis años estaba yo en el hospital empujando hasta llenar mi cara de manchitas rojas a modo de pecas. Nacía Tomás que finalmente no me cupo en el "canal del parto" y me fue cesareado. Nacía un niño grande y alegre que movía la boquita como burbujeando y se pegaba a mi pecho con los ojos bien abiertos y su cuerpecito cálido.

El lunes Tomás cumple seis años y termina así su sexto año de vida extrauterina, concepto el del tiempo con cero que no comprende ni le interesa, por supuesto. Es un niño bondadoso Tomás, siempre dispuesto a ceder en los conflictos y con un pronto violento muy de leoncito. Es un Leo de estos horóscopos y un caballo del chino. Un seductor nato, mi pequeño niño.

El sábado, mañana, le celebraremos la fiesta en un pequeño terreno que tiene mi suegra en Los Naranjeros (el nombre lo dice todo. Creo). Están confirmados veinte compañeros de su clase (en años anteriores la gente se iba de vacaciones en los agostos), quince amigos de mayor edad: 7, 9, 11. Y muchos padres y madres. No dormí anoche.

En este instante Tomás, desnudo, feliz, comiendo galletas mira el fútbol de las olimpiadas y de vez en cuando entona: mañana, mañana, mañanaaaaaaaaaaaa... A mí me pica todo. Me da pánico el papel social de madre. Después todo suele salir bien. Eso me dice. Pero la inseguridad me mata. Siento que no habrá comida suficiente, que se me olvidará algo trascendental, que no daré la talla, que ...

Esta noche dormiremos ya en Los Naranjeros para tener la merienda-cena de mañana bien preparada. Consulto libros de juegos al aire libre, preparo una búsqueda del tesoro por el terreno, pienso en la cantidad de jugos que harán falta, en las conversaciones con los adultos, en comportarme madreadecuada. Hago la lista de la compra sabiendo que el mes se va al traste y que Patrick cumple el 22 y le tocará quedarse sin regalo. Planifico los juegos que hay que subir, separo creyones, hago mochilas de ropa para mudar a los posibles accidentados por manguera, pises, caídas en barro. No olvido las tiritas, el suero, el betadine. Necesito pastillas para mis nervios.

Quisiera gritar. Pero Tomás está junto a mí, ¡tan contento!

Tengo ayudas: hermana, amiga, pareja y algún querido ex-alumno que se ofrece a dirigir los juegos con los niños. Tengo a poyo y tengo miedo.

Tomás cumple seis años.




2 comentarios:

Abol dijo...

Precioso tu hijo Tomás, querida amiga. ¡Esos ojitos llenos de luz!
Le envío mis bendiciones y buena vibra y un feliz cumpleaños atrasado.
Pd: Nat también es Leo, ascendente Tauro. Y es rata en el horóscopo chino. Yo soy sagitario jabalí-cerdito.Por eso me gustan las fiestas y pasarlo bien.

Un abrazo, L.

siempreconhistorias dijo...

Muchas gracias, Abol poe tus felicitaciones. Es muy lindo Tómás, aunque no quede bonito que lo diga su madre.
No me sé ninguno de los ascendentes, y me da rabia la dejadez. Adalberto es Libra y Dragón.
Un abrazo, Izaskun.